Ah, ¿pero hay elecciones?

Los políticos han invadido el timeline. También las farolas, las paradas de autobús, el portal de casa, la televisión, la radio. Es una pesadilla. Una pesadilla parecida a los cuatro clásicos infinitos, a las portadas Real Madrid-Barça. Una pesadilla que se mezcla con las personas que se quejan de las elecciones. En definitiva, todos hablan de ellas. Y el verano empieza a notarse y despiertas, un sábado queriendo disfrutar del sol y te resistes a abrir el periódico, pero lo abres y “vaya, ¡ya me han estropeado el día!”.

Pero existe otro universo. Hace poco descubrí que existía. Vivimos en un mundo donde es prácticamente imposible no saber que Málaga (y cualquier ciudad) está politizada, buscando votos, estrategias, buscando mentiras piadosas y convencer. Pero no es imposible. Alguna puerta a otra dimensión ha debido llevar a algunos jóvenes a un mundo donde las elecciones no existen. Hablando con varios habitantes de ese otro universo descubrí que es verdad, que se puede vivir al margen. A la pregunta de si sabía a quién votaría, una alumna de la UMA de diecinueve años, contestó: “¿votar qué? ¿hay elecciones? no lo sabía”. Entonces, un segundo, la admiré. Y pensé que sus sábados no estaban manchados de realidad política. Ni sus calles llenas de carteles. Y en su televisión sólo salen dibujos animados y series españolas con sexo y drogas (ni siquiera rock’n’roll). Un minuto después, sin embargo, sentí lástima. Me dio pena la ignorancia. Me lamenté de que una persona que estudia 2º de carrera (y aprueba) no supiese siquiera que hay que votar. Quizás es eso, que existe otro mundo. Porque seguí conociendo a habitantes de esa galaxianopolitizada. Y encontré respuestas que hicieron que siguiese cultivando esa lástima. Respuestas como “No lo sé, votaré a quien me digan mis padres”, “No sé quién se presenta pero ya lo veré cuando tenga que votar”, “Pues supongo que a X partido, porque lo voto siempre”. Y salí corriendo. Salí corriendo de ese universo rosa con arcoíris y girasoles. Porque me da miedo la ignorancia y el engaño. Porque los políticos mienten pero sus mentiras no son comparables con la mentira de todos estos habitantes que creen vivir en otro lugar. Y viven aquí. Su mundo es parte del nuestro y no les importa. Y no saben qué está pasando ni qué pasará. Pero lo peor: no saben que a ellos afectan todas las decisiones. Por eso huí, por miedo. Por miedo a una juventud que es el futuro y no sabe nada del presente. Pretendemos construir un rascacielos y ni siquiera tenemos los cimientos. Y están de moda los terremotos pero claro, ellos, no lo saben.

Anuncios

2 Respuestas a “Ah, ¿pero hay elecciones?

  1. Lo de que hay elecciones es una coña, ¿no?

  2. Concidencias?, por aquí también resuenan las mismas olas turbias de la política y la crisis económica. Solo nos queda la poesía, certera y degustable como la tuya.
    Tienes facebook?

    Saluditos desde Lima-Perú 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s